domingo, 10 de enero de 2016

Parejas

Parejas que se reinventan. Que comenzaron siendo dos, se convirtieron en uno para luego volver a ser dos, unidos con hilos invisibles. 
Que han entendido de una manera u otra que el amor evoluciona, se transforma, pasa por fases sin que ello implique necesariamente que muere, que se deteriora. 
Personas individuales que buscan en el otro un poco de sí mismos y algo de aquello que no son. 
Se reinventan cada día, en pequeños detalles, en conversaciones cotidianas, en gustos comunes o en nuevas aficiones. No se rinden, ni se sientan a esperar ser queridos sin más. Tampoco se plantean eso de amarse como una cuestión metódica, asignatura obligatoria para pasar de curso. Les nace de dentro al mirarse en los ojos de quien tienen enfrente. No temen estar solos, pero prefieren que ese hueco en el sofá o en la cama, lo llene alguien con el que los silencios se disfruten tanto como una buena tertulia. 
Parejas que no cuelgan su amor en las redes para demostrar que es especial, que después de años juntos aún tienen algo nuevo que decirse, que no son iguales, ni buscan serlo. 
Parejas que están en peligro de extinción.

sábado, 2 de enero de 2016

Homenaje

Cuando entrábamos en el año nuevo tú siempre decías "Bueno, a este año llegamos, al próximo ya veremos". Ya hace algunos años que no has podido llegar, al menos físicamente, porque me gusta pensar que sí que lo sigues haciendo a través de nosotros, en nuestros pensamientos, en nuestros recuerdos. Ese es nuestro pequeño homenaje a ti, llevarte dentro, formando parte inseparable de nuestro ser y así llegamos a otro nuevo año, contigo.


lunes, 18 de mayo de 2015

Arrugas

Envejecemos. Por fuera y por dentro. De niños pasamos a adultos para de alguna manera con el paso del tiempo volver a ser niños; niños con arrugas, llevando a cuestas una maleta cargada de vivencias, de años transcurridos, de experiencias. Que con un poco de suerte recordaremos y servirán para alimentar sobremesas o tardes de largas charlas. Historias que se acumulan, como las arrugas, como todos esos días vividos. 
¿Quién dicta cuándo se envejece, acaso no es uno mismo? porque ciertamente existen jóvenes viejos y viejos que aún son jóvenes. Quizás sólo sea cuestión de sentir y sentirse.

domingo, 10 de mayo de 2015

Lupus

Hoy se celebra el día mundial del Lupus. Se "celebra", por decirlo de alguna manera porque imagino que todos aquellos que lo padecen no sienten que sea un motivo de celebración. 

Hablo como si no fuera conmigo, claro, como si le tocara a alguien distinto, como si simplemente fuese una noticia más, mientras siento en mi cuerpo las consecuencias del último brote y de los últimos tratamientos.
No es una enfermedad fácil, ninguna lo es. Ahora ya se sabe algo más sobre ella, hay reportajes al respecto, noticias, investigaciones. Sin embargo, pienso que seguimos sintiendo que no nos comprenden y quizás eso sea lo que más cuesta aceptar.
Tenemos nuestro día para que el mundo sepa que existe una enfermedad "rara" que es capaz de cambiarte por completo la vida. Y daría lo que fuese por no tener ese día y sí una vida en la que poder tener muchos días en los que el más mínimo detalle, como un simple paseo en bici, sea un buen motivo para celebrar.

viernes, 2 de enero de 2015

Eras, eres y serás aunque no estés


Y no poder recordarte sin que me duela porque aunque tu presencia existe en otra forma, otras maneras. Tu ausencia física es, inevitable, tristemente real.

viernes, 26 de diciembre de 2014

Dèjá vu

"Es el fenómeno de tener la fuerte sensación de que un evento o experiencia que se vive en la actualidad se ha experimentado en el pasado"
Y luego está el haberlo experimentado, ser conscientes de ello, y volverlo a repetir a pesar de no querer o a pesar de haber hecho un esfuerzo por dejarlo en el pasado. A esto se le conoce como "tropezar con la misma piedra" y aún no lo han acuñado con ningún nombre científico, que yo sepa. 

Piensas que ya quedó atrás, que no volverás a pasar por eso, porque en su momento juraste y perjuraste que una y no más santo tomás, bueno, vale, dos y no más santo tomás...bueno, está bien, tres y no más santo tomás. Y al final el santo se termina bajando y cambiándose de trabajo, de lo harto que llega a estar de nuestros juramentos fallidos, por no darnos una paliza por cansinos.

Y nosotros que creemos que ésta es la definitiva, nos vemos nuevamente con esa fuerte sensación de que lo que estamos viviendo ya lo habíamos pasado, y no era en un sueño, ni es un fenómeno paranormal, no, fue el tropiezo anterior, en aquella y ahora esta, misma piedra. 


sábado, 20 de diciembre de 2014

Mi vida sin mí



Así se titula una película que me gusta mucho, tanto que a pesar de la dureza de la misma, la he visto varias veces.
Y me he puesto en la piel de la protagonista, pensando qué haría, si supiera que ya todo se termina. Que apenas quedan días, semanas y luego el fin.
Todos llegaremos a ese fin, la diferencia está en que a unos se les avisa con determinación y a otros les coge por sorpresa. 

Son muchas las ocasiones en las que siento que vivo una vida sin mí, una vida en la que me dejé atrás. Cuando pulsaron el pause, y todo pasó a un segundo plano, cuando yo dejé de elegir (¿acaso lo hice alguna vez?), cuando el objetivo era mantener con vida este cuerpo a pesar de todos esos daños colaterales. Cuando me convertí en espectador de mi propia vida.

Y me pregunto, si habremos de morir, qué escoger, deterioro lento y prolongado por la infinidad de medicamentos que han pasado y pasan por el cuerpo o simplemente dejar que la enfermedad siga el curso normal de la misma, porque quién sabe, a lo mejor se arrepiente y decide por sí sola, dar una tregua y con ello reanudar esa vida en pause.